jueves, 17 de marzo de 2011

LOS PRESUPUETOS PARTICIPATIVOS: ¿ES POSIBLE INSTAURARLOS EN LA CIUDAD DE BURGOS?

¿Qué hacemos cuando lo propuesto no se emprende? ¿A quién acudimos cuando hemos verificado una evidente transgresión de lo propuesto y es necesario recordarselo a quién o quienes lo propusieron? ¿Cómo influir en el Gobierno Municipal cuando los Proyectos de Participación simplemente se obvian y no se les da solución de continuación en los intrincados vericuetos municipales?

Ciertas actitudes que se mantienen en los poderes municipales son reconocidas porque no establecen el cumplimiento de lo acordado, especialmente en los temas relativos al desarrollo de la Participación Ciudadana. A pesar del interés y afán de la ciudadanía por incorporarnos en la cosa de la Gestión Municipal todavía no disponemos de los recursos que aseguren esa integración y todavía nuestras aportaciones no son admitidas en su normalidad. Los esfuerzos ciudadanos debemos orientarlos a seguir animándonos, a no cejar en el empeño de involucrarnos en los asuntos municipales, que son públicos, a participar en la elaboración de los Planes de Desarrollo de la Participación Ciudadana, en el inicio del proceso de los Presupuestos Participativos, y a controlar la gestión y el cumplimiento de los acuerdos establecidos.

Pero tampoco nos debemos olvidar de incidir en el Gobierno Municipal para que deje de ver la Participación Ciudadana como una amenaza y hacerles ver que su incorporación en la gestión municipal es una forma de optimizarla. Este es nuestro derecho y también nuestro deber.

Los ciudadanos y nuestros colectivos tenemos que organizarnos para iniciar los procesos adecuados, adaptándolos a nuestras realidades, incorporando nuestras necesidades; atendiendo también a la proyección de nuestra ciudad y acorde con una visión de futuro.

El trabajo pendiente de elaborar los Presupuestos Municipales con la participación de la ciudadanía, asociaciones e instituciones y el de verificar que se cumple con lo acordado es el trabajo pendiente de toda la ciudadanía y del equipo de Gobierno Municipal.


Los Presupuestos Participativos: Aún nos queda camino para que lo sean.
Los Presupuestos Participativos, como todas las herramientas de Participación Ciudadana, permiten que los ciudadanos dejemos de ser simples usuarios de las gestiones municipales y podamos ser parte activa en los procesos de construcción de nuestra ciudad.

A pesar de los tímidos intentos y de las buenas intenciones todavía estamos en la fase de crispación de las partes y todavía poseemos el afán de su instauración.


Presupuesto… ¿qué?
Cuando a los ciudadanos, en general, se nos habla del presupuesto, la primera cuestión que se nos viene es ¿Cuánto dinero hay? Este puede ser el inicio de la problemática puesto que ante la exigencia establecida legalmente de ofrecernos la información real ésta es distorsionada, es mínima o sencillamente se nos comenta que no está actualizada o que todavía no es el momento para hacer los cálculos pertinentes, entre otras excusas varias.

Aunque está información la podamos deducir solicitando los Presupuestos Municipales del año anterior, en el caso de que los de este año no estén elaborados, ésta no es una información de amplio alcance debido a que la mayoría de los Colectivos Sociales y la población en general no la tienen en el momento adecuado o simplemente no tiene acceso a ella convirtiéndose en información banal a la hora de confrontar las cifras oficiales con las cifras que maneja el Equipo de Gobierno Municipal.

Otro tema a tratar es el de informar y desarrollar el Proceso de los Presupuestos Participativos: esto no es necesariamente un fallo de los agentes implicados en el proceso, puesto que casi siempre el tema ha tenido una buena acogida por parte de los colectivos vecinales y ciudadanos implicados; cuando se ha decidido emprender Jornadas, Conferencias, Campañas de Sensibilización sobre Participación Ciudadana o sobre Presupuestos Participativos casi siempre se ha obtenido el respaldo y colaboración de una Federación, Consejo Sectorial o alguna Asociación. Y sin embargo estas iniciativas nunca han logrado el apoyo de la mayoría de los Colectivos Sociales y menos de la población en general ya sea por falta de recursos o iniciativas o por la simple dejadez del Área de Participación Ciudadana o de las Concejalías implicadas o directamente desde el Equipo de Gobierno Municipal que siempre ha utilizado el tema meramente como un punto más de su Programa Electoral.


¿Nos interesa a todos?
Muchos han sido los llamados y pocos los interesados: siempre que se han realizado unas Jornadas sobre Presupuestos Participativos y a juzgar por los niveles de asistencia, el problema no ha sido cuán intensivo ha sido el periodo de convocatoria si no más bien si ha interesado o no al Área de Participación Ciudadana Municipal el apoyar o dirigir dicha iniciativa.

Obviamente no debemos de pensar porqué la convocatoria ha surtido o no su efecto o si han acudido todos los que debían acudir: en algunos casos algunos de los asistentes han denunciado que los participantes eran partidarios del Equipo de Gobierno Municipal, en otros que los participantes eran partidarios de quién organizaba las Jornadas y en otros el Área de Participación Ciudadana no quisó asimilar las iniciativas emprendidas anulando el campo de acción del Consejo Local de Participación o dejando de financiar la iniciativa Vecinal.

De todas las maneras la lectura que deberíamos hacer unos y otros es que nadie, Ciudadanos, Asociaciones, Consejos o Federaciones, se quede fuera y esa debe de ser la idea: que más Colectivos y Ciudadanos exijan el proceso de los Presupuestos Participativos conociendo de antemano la responsabilidad que su participación supone para la vida de sus barrios y de su ciudad.


¿Edificamos el Proceso?
El Plan Municipal de Participación Ciudadana supuso un gran esfuerzo a la hora de reunir a los actores implicados en su elaboración y aún así se consiguió crear un documento consensuado dónde la visión de iniciar un Proceso de Presupuestos Participativos fue gratamente compartida.

El problema surgió a la hora de instaurar un modelo acorde con las expectativas del Equipo de Gobierno Municipal puesto que su máximo interés radicaba en el solicitar a los Colectivos Vecinales una actuación a desarrollar en su ámbito territorial con vistas a una posible inclusión en el Presupuesto Municipal, lo que no guardaba coherencia alguna con la visión del proceso que se había consensuado; generando con está actitud una gran desconfianza en la instauración del proceso.

Alrededor de esto surgió la cuestión de cuál es el enfoque del proceso que los colectivos conciben para sí mismos y esto depende del grado de profundización que se quiera imprimir al proceso y que a juzgar por el desinterés ofrecido nos dio un producto, una mera sugerencia de gasto, que no es necesariamente un producto de la reflexión municipal sino del simple ánimo de “cumplir con un punto de un programa electoral concreto”.


¿Mejoramos la información?
El recurso que debemos cuidar para facilitar el Proceso de los Presupuestos Participativos es la Información y no podemos quedarnos sin ella, debiendo, en el supuesto caso de que nos la denieguen, buscar aliados que nos permitan acceder a ella, creando una red de información municipal que nos permita suplir determinadas carencias informativas y participar de forma adecuada.

También debemos informar adecuadamente de lo que son los Presupuestos Participativos y aclarar que no son distributivos sino que tratan de priorizar las necesidades acorde con la problemática municipal y que para esto tenemos que saber crear espacios de diálogo.

Las oficinas municipales cultivan el buen hacer cuando le solicitamos información municipal y esto nos permite ahorrarnos esfuerzos, tiempos y cuestiones varias. Los ciudadanos no somos los culpables de las malas gestiones municipales y por ello no se nos debe excluir en la búsqueda de soluciones. La transparencia municipal es una buena práctica que no se debe dejar de lado en el proceso participativo.


La realidad de la Participación Ciudadana en Burgos
Los Presupuestos Participativos se conciben como una Herramienta Social que contribuye a la legitimación de una Gestión con un claro componente Participativo que no está exenta de situaciones de riesgo porque genera expectativas que no pueden satisfacer el gusto de todos.

Las prácticas participativas que se están generando ponen de manifiesto la cultura política presente en nuestros representantes, funcionarios y ciudadanos: la experiencia de la Participación Ciudadana promovida por el actual Equipo de Gobierno Municipal en la ciudad de Burgos ha puesto en evidencia la fragilidad de la Concejalía de Participación Ciudadana y de la Concejalía de Hacienda a la hora de iniciar correctamente un Proceso de Presupuestos Participativos, originando una gran desconfianza en los Colectivos Sociales y Vecinales y una clara política de la confrontación que ha originado no pocas situaciones de tensión y conflicto, obviando la diversidad de Prácticas de Participación emanadas de los diferentes Actores Sociales que están defendiendo el Derecho a la Participación en los asuntos públicos están solicitando una apertura de Nuevos Espacios para la Participación y la Inclusión de la Ciudadanía en la Gestión Municipal; la cuestión está en saber si el Equipo de Gobierno Municipal está en condiciones de comprometerse y dar el primer paso para iniciar el Proceso.



Contador de Visitas

Seguidores